Posturas que te relajan antes de ir a la cama.

Relajación profunda:


Este ejercicio te ayuda a relajar la musculatura de la espalada y los hombros además de acompasar tu respiración.

Colócate de rodillas sobre la cama, lleva el tronco hacia delante y apoya la cabeza sobre tus muñecas.

Cargando...

Deja que todos los músculos se suelten, relaja bien lumbares y hombros.

Haz diez respiraciones profundas.

Hazlo primero con las rodillas juntas y luego repite con las rodillas separadas, procurando que toda la columna se extienda todavía más.

Abre las costillas
Gana capacidad pulmonar con este movimiento y relaja los músculos.

De pie, eleva los brazos con las palmas mirando hacia fuera.

Respira profundamente, centrándote en cómo el aire entra y sale de tus pulmones.

Procura llevar el aire hacia los laterales de las costillas.

Repite cinco veces.

Relaja la columna.
Sitúate boca arriba en la cama, dobla las piernas y llévalas lentamente hacia la derecha y vuelve al centro.

Respira suavemente mientras lo vas haciendo.

Procura que la cadera no se balancee en cada giro.

Hazlo 5 veces hacia cada lado.

COMBATE EL INSOMNIO Y GANA SUEÑO.

Los siguientes ejercicios te ayudarán a liberar la mente y a reducir la tensión corporal, aspectos que pueden impedir un correcto descanso.

Centrarte en la respiración ayuda a que esta se vuelva más profunda y serena lo que favorece el sueño.
Pero si, además, lo acompañas de posturas que contribuyen a relajar tus músculos, el efecto será más reparador.

Un cojín anti-dolor.


Si el dolor de espalda (uno de los más comunes) te impide dormir bien, algo tan sencillo como un cojín puede serte muy útil.

Si duermes boca arriba, ponlo bajo tus rodillas (tu espalda no estará tan arqueada).
Y si duermes de lado, colócalo entre los muslos.

Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *