Secreto para que tu Sala, Cocina y Habitación huelan rico.


Cada vez que cocinas pescado, es un dolor de cabeza eliminar el olor¿Sientes que a veces los quehaceres del hogar son muy tediosos, aparte de costostos? ¡Pues no temas más! Como siempre, he venido a tu auxilio para ayudarte a que tu vida mejore.

Preparé este post especialmente para ti, porque sé que cada vez tenemos menos tiempo para encargarse de las tareas domésticas.

Y ni hablar de lo caro que están los desodorantes de hogar y los suavizantes para ropa.

Cargando...

¡Es horrible! Sin embargo, hoy te traigo dos soluciones excelentes: un fantástico aromatizador para tu casa y un suavizante de telas casero. ¿Quieres Saber Como Se Hace? Te invito a que sigas leyendo… Recuerda Compartir .

Este Artículo Con Todos Tus AmigosPara el aromatizante solo necesitarás:
atomizador.cucharada de bicarbonato de sodio.cucharadas de suavizante para tela.tazas de agua caliente.

Comienza mezclando el suavizante con el bicarbonato dentro del atomizador.

Luego procede a agregar el agua caliente y a agitar bien hasta que todo esté bien mezclado.

Ahora solo tienes que rociar tu hogar con el aromatizador cada vez que quieras acabar con un molesto olor.

El bicarbonato de sodio te ayudará a atacar directamente la fuente del olor, acabando con este, y cubriendo el lugar con el aroma del suavizante.

Pero esto no es todo. ¡Recuerda que lo prometido es deuda!

También te tengo la fórmula para crear un increíble suavizante de telas, completamente casero.

Tus telas quedarán increíbles y con un delicioso aroma.

Para lograrlo, necesitarás:recipiente con 3 litros de capacidad.

Aceite esencial de tu agrado.– 800ml de vinagre de sidra de manzana.10 gramos de bicarbonato de sodio. – 200ml de agua caliente.

Comienza mezclando el agua caliente con el vinagre y el bicarbonato. Espera a que baje la espuma y luego procede a colocar la mezcla en un envase de suavizante.

Agrega unas gotas de aceite esencial y agita bien.

Ahora solo tienes que colocar la mezcla en la lavadora al momento de hacer enjuague ¡y listo! Tus telas quedarán suaves y olorosas.

Y lo mejor de todo es que no las estarás atacando con fuertes químicos que cada vez las desgastarán más y más. ¡Tanto tus telas como tu bolsillo te lo agradecerán!

TRUCOS SENCILLOS PARA QUE TU CASA HUELA SIEMPRE BIEN.

Hay aromas que nos hacen sentir en casa, como el olor a ropa limpia, a la comida recién hecha o el perfume de las flores del jardín.

Son olores que nos reconfortan y nos hacen sentir a gusto y que todas intentamos potenciar en nuestras casas.

Por eso, seguro que tu también te has preguntado muchas veces cómo hacer que tu hogar huela siempre bien, ¿verdad? Pues hoy estás de suerte.

trucos super sencillos para combatir los malos olores y mantener la casa perfumada todos los días.

Mantén tu casa siempre limpia:

No es necesario que dediques horas y horas a limpiar la casa para que esté siempre impecable y digna de portada de revista, pero sí que hay unos mínimos (¡muy mínimos!) que debes mantener para evitar que la suciedad vaya tomando territorio en tu casa, como barrer, fregar y limpiar el polvo de vez en cuando.

Recuerda, ¡el algodón no engaña!

Por eso, si quieres que tu casa huela bien, es esencial que ante todo la mantengas limpia.

En efecto, no vas a solucionar nada “tapando” los malos olores con ambientadores baratos y barritas de incienso.

Sólo así conseguirás un ambiente agradable y fresco en casa.

Además, no te olvides de abrir las ventanas para que corra el aire y ventilar tu casa cada día.

Con 10 minutos será suficiente.

Para tus habitaciones, si estás pensando en amueblar, opta por la madera de cedro, que desprende un aroma agradable y es capaz de neutralizar los malos olores.

Una alternativa más al alcance de todas, también, es colocar saquitos con bolitas o bastoncitos de cedro.

En la cocina, ¡los trucos de la abuela siempre vienen bien! Productos como el vinagre, el bicarbonato, o el uso de alimentos que absorben los malos olores como el limón o el café son desodorantes naturales que nunca fallan y que siempre tenemos más a mano.

¿Quieres un truco express? Tuesta unas rebanadas de pan o prepara una cafetera de un café bien fuerte. ¡Verás cómo el aroma de tu cocina cambia en cuestión de segundos!

Opta siempre por lo natural:

A la hora de ambientar los diferentes ambientes de tu casa, opta siempre que puedas por alternativas naturales, como frutas, flores, esencias… Puede que los ambientadores artificiales nos salven en algún momento de apuro (sobretodo en el baño…), pero lo único que conseguirás es cubrir el mal olor con una gran cantidad de partículas químicas que pueden ser nocivas para tu salud.

También puedes apuntarte a la última moda de los aceites esenciales, que no sólo darán una intensa fragancia a tus espacios, sino que además tienen un montón de beneficios terapéuticos y existen variedades infinitas que podemos adaptar a cada estancia de nuestra casa, como el eucalipto, el árbol de té, la hierbabuena o el lemongrass.

Cuando quieras aromatizar las estancias de tu hogar, evita siempre los ambientadores químicos, ya que contienen muchos elementos que pueden ser perjudiciales para la salud.

En vez de eso, opta por olores naturales y frescos, como el de pino o lavanda.

Difusor de aceite esencial:
Aunque los más comunes se componen de un recipiente con una vela debajo que calienta el aceite y lo evapora, ahora los aceites esenciales vuelven a estar de moda y encontrarás muchísimas variantes de difusores en el mercado, como los difusores en seco o los difusores ultrasónicos.

Flores en el salón:

Una de las formas más eficientes y decorativas de dar aroma a tu sala de estar son las flores.

Rosas, jazmín, gardenias, claveles… Escoge la variedad que más te convenga según a estación para perfumar tu salón.

Spray aromatizado:
También puedes llenar un spray difusor con agua y unas gotitas de tu aceite esencial favorito, o bien añadir zumo de limón y dos cucharadas de bicarbonato.

Déjalo enfriar en la nevera y aplícalo sobre aquéllos tejidos que atrapan los malos olores (sofás, alfombras, cortinas, etc.). ¡Verás cómo funciona!

Bicarbonato para las alfombras:
El bicarbonato es tu aliado para combatir los malos olores.

Espolvoréalo en tus alfombras y déjalo actuar toda la noche (o mejor aún, durante 24 horas) antes de pasar el aspirador.

El bicarbonato se encargará de neutralizar y absorber los olores atrapados en las partículas de suciedad.

Limpieza al vapor:
A la hora de limpiar las cortinas, irás mucho más rápido y retirarás los malos olores de forma mucho más eficaz si utilizas la vaporeta.

Además, así podrás eliminar las arrugas del tejido y, lo que es mejor, ¡te ahorrarás la paliza de tener que descolgarlas!Recipiente con vinagre.


El vinagre, aunque su olor nos pueda resultar desagradable, es una sustancia antibacteriana y desodorante natural que nos puede ser de mucha ayuda tanto para limpiar los rincones más difíciles como para absorber los malos olores.

Puedes colocar un recipiente con un poco de vinagre en un lugar que no quede a la vista para neutralizar los olores indeseados.

Flores secas:
Otra opción super decorativa es aprovechar tus flores secas para crear bonitos y coloridos recipientes con popurrí que podrás colocar en cualquier espacio de tu casa.

Aunque los puedes encontrar en cualquier tienda, también puedes animarte a hacer los tuyos propias con las flores de temporada.

¡Quedarán estupendos!Saquitos aromáticos
Para perfumar tus armarios y que tu ropa huela siempre bien, una idea que nunca falla es la de crear saquitos aromáticos: elige telas tramadas que dejen traspasar las fragancias, como telas de lino o de organza.

Para rellenarlo, puedes usar flores de lanvanda secas, que son muy aromáticas y su olor dura bastante tiempo.

Una vez tengas los saquitos llenos, átalos con un cordel y cuélgalos en armarios o cajoneras.

Aroma del café:
En la cocina, uno de tus mejores aliados para neutralizar los malos olores es el café.

Su poderoso aroma absorberá al resto, y además harás que tu cocina huela siempre a café recién hecho.

Puedes colocar un recipiente con granos de café, o bien utilizar los posos de tu última cafetera y colocarlos en la nevera.

Cáscaras de limón:
Los cítricos son frutas con muchas propiedades bactericidas y desinfectantes.

Además, son el recurso más accesible y económico a la hora de neutralizar malos olores en la cocina.

Por ejemplo, puedes introducir la cáscare de un limón en un bol con agua caliente para eliminar los olores del horno o del microondas.

Evita el olor a frito:
Si vas a freír y no quieres que todo tu piso acabe oliendo a bar de tapas, puedes poner una rodaja de manzana o unas cáscaras de limón en el aceite y retirarlas cuando se pongan negras.

Otro truquito es poner una cacerola con agua a hervir y añadir un poco de vinagre y cáscaras de cítricos mientras cocinas.

Una vez hayas acabado de cocinar, no te olvides de lavar bien la sartén.

Vinagre para el fregadero:
De vez en cuando, también es importante limpiar a fondo el fregadero, ya que es un lugar donde se acumulan pequeños restos de comida y que, con el tiempo, puede acabar desprendiendo malos olores.

Para eliminarlos, calienta una taza de vinagre y añade sal gorda y bicarbonato.

Cuando esté caliente, viértela en el fregadero y deja que actúe durante media hora antes de enjuagarlo con agua caliente.

Esta solución no sólo neutraliza los malos olores, sino que también desincrusta la suciedad de las tuberías.

El lavavajillas:


El lavavajillas es otro de los focos habituales de olores desagradables en nuestra cocina.

Para evitarlos, enjuaga bien los platos antes de colocarlos y, de vez en cuando, haz un lavado en vacío con vinagre y añade un poco de bicarbonato.

El frigorífico:
Intenta limpiar la nevera una vez cada tres meses con una bayeta impregnada en vinagre.

Además, cuando notes que huele mucho a comida, puedes recurrir al truco de los posos de café o bien dejar un recipiente con bicarbonato o un cítrico cortado por la mitad.

Cargando...

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *